• Círculo Feminista

Las ignoradas por el Estado

Actualizado: 18 de ene de 2019

Por Pamela Zambrano


El Ministerio Público sabía que había sufrido violencia física y psicológica por parte de su ex-novio desde 2018: se denunciaron los primeros actos de violencia en su casa y en la universidad, se le dio el nombre y dirección del imputado; sin embargo, ni un citatorio realizó. La madre de ella, acudía a la agencia para conocer el estado de la carpeta de investigación e informarle que se había agravado la situación, nunca le recibieron.


Ella, cansada de ser una víctima, ser ignorada por el Estado -la autoridad que la debió proteger- y de la situación a la que la había llevado, no quería saber nada. Recibía las amenazas y lo veía en la universidad; decidió que seguiría adelante, que no le daría la importancia que él buscaba.


El 1 de enero de 2019 encontraron su cuerpo. Primero la violó, luego la mató. La violó para demostrarle que podía hacer con ella lo que quisiera, la mató porque si no iba a estar con él, no iba ser con nadie. Esa es la masculinidad tóxica mexicana diaria.


Fue culpa del Estado, su omisión y falta de profesionalismo, sensibilización y capacitación tuvo como consecuencia la materialización del feminicidio de ella, un número más en las estadísticas.

Fue culpa del Estado, su omisión y falta de profesionalismo, sensibilización y capacitación tuvo como consecuencia la materialización del feminicidio de ella, un número más en las estadísticas. La historia hubiera sido diferente si el Ministerio Público hubiera realizado su trabajo, ella seguiría aquí. Ese Ministerio Público, sigue sentado en su silla, archivando e ignorando carpetas de investigación, sin apoyar a las mujeres que viven la violencia machista.


Como ella, hay muchas más, las ignoradas por el Estado, por quien las debería de proteger, pero al contrario, las respuestas que dan son: "esta loca", "si le vuelve a pegar regresa" o "para qué lo hace enojar", porque para el Estado y su violencia institucional la voz de las mujeres es intrascendente o nosotras nos lo buscamos por nacer. Lo anterior, es consecuencia de lo que mencionan las representantes del Caso Argullo Trujillo ante el Comité de la CEDAW: "el predominio de una cultura patriarcal dentro del personal judicial, que estigmatiza a las víctimas desacreditando reiteradamente sus declaraciones, incluso llegando al extremo de acusar a las mujeres de haber provocado la violencia de que fueron objeto y tal vez denunciaron".

El ignorar a las víctimas impide a las mujeres y niñas el derecho al acceso a la justicia y es un obstáculo para acabar con la violencia machista.




40 vistas